III Ruta de Altomira - Resultado




Muy a nuestro pesar, en lugar de poner fotos de un magnífico fin de semana de mushing debemos comunicar que ha quedado suspendida la tercera edición de la Carrera de Alfamén.
Queremos pediros disculpas una vez más a todos los que os habéis desplazado hasta Alfamén, y agradeceros vuestro esfuerzo económico y personal, y sobre todo vuestra comprensión.
Pretendemos con este comunicado dejar clara nuestra intención de compensar el perjuicio sufrido por los participantes y que este mal trago sirva de experiencia para futuros organizadores de cualquier tipo de evento.
Aprovechando el escrito, nos gustaría hacer patente nuestro enfado debido a las trabas administrativas, y nuestra desilusión producida ante la falta de apoyo e impotencia frente a los agentes de la Guardia Civil, que, lejos de ayudar, sólo informan de consecuencias económicas y penales.
Cómo y qué ha sucedido:
La Guardia Civil se presenta en Alfamén una hora antes de la hora prevista de comienzo de la carrera preguntando por el responsable y le comunica que no se puede celebrar porque carece de los permisos pertinentes.
Replicamos que los permisos se han tramitado, como en las dos anteriores ediciones, a través del Ayuntamiento de Alfamén, pues según nuestra experiencia en carreras y años anteriores la competencia para autorizar pruebas deportivas dentro de un único término municipal es del propio ayuntamiento (Anexo II del Real Decreto 1428/2003). La Guardia Civil nos comunica que a partir de 2016, todas las solicitudes de autorización deben presentarse a través del Gobierno de Aragón, justificando la modificación debido a la falta de efectivos para cubrir todos los eventos deportivos que se organizan. También se nos informa de que su presencia se debe a que el evento se ha hecho público en medios de comunicación y redes sociales. De no haberlo hecho de manera pública no habríamos necesitado ningún permiso pues seríamos una reunión de “compañeros”.
Nos ponemos en contacto con nuestros interlocutores en el ayuntamiento y conseguimos hablar con el alcalde, quien confirma a los agentes de la Guardia Civil, por teléfono, la autorización del evento. Aún así, la carrera debe suspenderse. También comunica a la organización que desde el ayuntamiento eran conocedores de la nueva instrucción, pero que creían que no afectaba a una carrera de trineo con perros. Además, el alcalde nos confirma que se informó a la Guardia Civil como otros años, pero está visto que la comunicación no es uno de los puntos fuertes entre funcionarios.
Como todos sabemos, el desconocimiento de CADA UNA DE LAS LEYES Y SUS MODIFICACIONES no exime de su cumplimiento, por lo que asumimos la suspensión de la carrera y nuestra responsabilidad. Hemos pecado de inocentes al suponer que estaban todos los deberes hechos.
Tras firmar que se acepta la suspensión Intentado razonar con los agentes de la Guardia Civil, se les pregunta si se puede salir a entrenar, ante lo cual responden hasta la saciedad que “…ante cualquier atisbo de competitividad se denunciará a los responsables…” e indican que “…puede haber multa desde 600 a 30000 euros y penas desde 3 meses a 2 años...”. Preguntando con insistencia qué entienden por “atisbo de competitividad”, los agentes de la Guardia Civil contestan que “llevar el dorsal”, “adelantar”, “poner cara de competitividad”, e incluso “llevar el libro de ruta”. Señalan que debemos quitar pancartas y cualquier tipo de señalización que haga referencia al evento, en las instalaciones y en el recorrido. También nos recuerdan que como usuarios de la vía pública, no podemos sobrepasar los 30km por hora, manipular el GPS o teléfono móvil y debemos llevar luces y casco. Por estos motivos, y con una gran sensación de impotencia, comunicamos la situación a los participantes y les instamos a no salir a entrenar, y si lo hacen, ir solos, para evitar que la compañera del club, responsable de la carrera, tenga que responder a alguna denuncia. No obstante, todos los participantes pueden seguir haciendo uso de las instalaciones, y continuando con la convivencia, que también es uno de los propósitos de estos eventos.
Por si existe alguna duda,o alguno de los participantes no estuvo presente, en la cena comunicamos la decisión tomada con respecto a la devolución de la inscripción. Se realizará una concentración para todos los participantes en una fecha posterior. No obstante,a aquellos que por cualquier motivo prefieran la devolución del importe y nos lo comuniquen, se les abonará.
Nuestra sensación global, tras hablar personalmente con (creemos) todos y cada uno de los que os habéis acercado a Alfamén, es de comprensión y ánimo. Coincidimos en que la burocracia en nuestro país es además de lenta y cuantiosa, desesperante e incomprensible. La administración parece ignorar cuáles son sus competencias. Las obligaciones y responsabilidades que tenemos (como ciudadanos, como propietarios de perros, como deportistas, como club) son tantas, que disfrutar del deporte además de organizar algo, se convierte en una labor de papeleo insufrible y el miedo constante a no estar dentro de la ley. Ha sido deprimente compartir anécdotas de casos de falta de apoyo por parte de las instituciones públicas. Los numerosos ejemplos de injusticias en cuanto a deberes de los diferentes deportes que se nos podrían asemejar son aberrantes. Algunos nos habéis recordado cómo habéis intentando organizar algo y habéis desistido ante la falta de ayudas (ya no hablemos de pringar poniendo pasta), y casi todos nos habéis transmitido vuestro deseo de entrenar y disfrutar de nuestros perros, sin competir, sin más. Gracias.
Nos quedamos... con esto último. Nos gusta quedar a entrenar, hablar de mushing, reírnos y contar historietas de nuestros perros. Sabemos que no vamos a poder compensaros totalmente este error. Tampoco podremos compensar a los amigos que de algún modo nos han echado una mano, ni a los patrocinadores que han confiado nuevamente en el estilo de (vida y) deporte que defiende Mushing Monegros. Del mismo modo, nos resulta imposible compensar a la gente que se ha acercado a conocer “esto de los perros” y devolverles su interés y su tiempo. Ha sido un entreno perdido, un paso… menos, una lección más.



No hay comentarios:

Publicar un comentario